Diseño de personajes

Pathfinder

Utnapishtim

Convocador—Medio-elfo

Utnapishtim, un medio-elfo perteneciente a la gran masa de trabajadores del creciente fértil del río Et, sobrevive también como ladrón en las calles de la antigua ciudad de Sippar. Una noche, harto de la discriminación sufrida por parte de los elfos, se adentra en el próspero barrio de Ur y roba la armadura ceremonial de un antiguo líder de estos.

Su viaje comienza al escapar de Sippar, dispuesto a enriquecerse de la sabiduría que puede ofrecerle el mundo y aprender todo lo posible sobre la magia de la convocación.

Smut

Homúnculo de Utnapishtim

Smut es una dulce y letal criatura de fantasía. Su cuerpo es suave, recubierto por una deliciosa capa de canela.

Es un hechicero experimentado, de gran poder y determinación. Por su valentía, fuerza, y amabilidad, este sencillo homúnculo se ha convertido en un miembro esencial del equipo.

Grandolina

Bárbara—Medio-orca

Grandolina Puño-sangriento es una medio-orca joven, orgullosa y atrevida. Pese a su corta edad, es una de las más fuertes de su pueblo, Cañón Vil. Trabaja como guardia de caravanas desde hace ya algunos años, llevando las piedras preciosas de su poblado hasta las ciudades humanas cercanas.

Un día, un noble llamado Blaive (o cómo se le conoce en Cañón Vil  “he oído acerca de él”) ataca el poblado de Grandolina con sus hombres, accediendo a los yacimientos de piedras preciosas y sometiendo y esclavizando a sus habitantes. Tras una emboscada, Grandolina es dada por muerta, pero sobrevive. Está decidida a vengarse de Blaive y liberar a su gente. Sin embargo, sabe que para enfrentarse a él tendrá que seguir madurando, curtirse en el combate y conseguir apoyos.

Samoritz

Druida—Halfling

El abuelo de Samoritz, Aquitanio, desapareció de improviso una noche de otoño y no se supo nada de él hasta 15 años después. Cuando regresó, lo hizo en silencio, triste. Durante los 10 años que transcurrieron hasta su muerte nunca más volvería a hablar. Donde había estado, que había visto o la razón de su desaparición fueron un misterio que se llevó a la tumba. Bueno, un misterio… Hasta que Samoritz encontró el viejo baúl de su abuelo, lleno de mapas, rocas de colores imposibles, conchas y flores secas maravillosas… y mapas, muchos mapas

Fue también una noche de otoño cuando Samoritz salió en silencio de Musa Bhumi siguiendo las indicaciones de los mapas de su abuelo, dispuesto a encontrar aquello que le había sumido en la mayor de las tristezas durante últimos años de su vida.

Eblan

Ninja—Halfling

(Pendiente)

Yo, un ninja

Director del juego

El misterioso hombre que tiene en sus manos nuestro porvenir. Cuenta la leyenda que era un poderoso guerrero, pero poco más se sabe de él…